viernes, 23 de diciembre de 2011

Licencias Radio FM en Euskadi: Los criterios de valoración


Tras haber desgranado el Decreto 231/2011, de 8 de noviembre, de Comunicación Audiovisual del País Vasco, y en particular el artículo 10 donde se plasman los criterios de valoración, se pueden llegar a varias conclusiones a tener en cuenta por los futuros licitadores.

Primeramente, se fijan a priori los parámetros que guiarán la labor de valoración de los proyectos de emisoras de radio FM que se presenten en el próximo concurso público que se convoque.

También se puede percibir que el Gobierno Vasco primará con la máxima puntuación, a aquéllos proyectos (Sobre nº 2) que plasmen un planteamiento de máxima calidad en lo que respecta a (i) programación propuesta, (ii) viabilidad económica, (iii) propuesta tecnológica, (iv) aportación a la pluralidad de la oferta de emisoras, (v) Fomento del Empleo, (vi) emisiones en euskera; y (vii) experiencia previa de los licitadores.

Esto significa que la administración se aleja de beneficiar planteamientos que tan sólo puedan ejecutar una clase de técnicos, para dar prioridad a ofertas que respondan coherentemente a los 7 bloques de valoración. Es decir, a los proyectos que sean realizados por un equipo multidisciplinar compuesto, como mínimo, de 5 profesionales interrelacionados entre sí: Abogados expertos en Derecho Audiovisual, Ingenieros de Telecomunicaciones, Expertos en Comunicación Audiovisual, Economistas y Sociólogos vinculados con los medios. Con este grupo de trabajo, el proyecto de emisora de radio gozará, a priori, de una máxima calidad. Y ello, repercutirá positivamente en la valoración del proyecto.

Así lo ha querido dejar claro el artículo 10 del Decreto relativa a los criterios de valoración. En él se expresan 7 apartados puntuables que serán desarrollados en la publicación de las bases.

Con esto se pone fin a muchos tópicos en materia de memorias objeto de valoración por la mesa de contratación para dar las licencias audiovisuales.

En primer lugar, los proyectos ya no quedan en manos un único técnico sino que deben ser tratados por varios profesionales interrelacionados entre sí para ser lo más competitivos posible.

En segundo lugar, el equipo multidisciplinar que se encargue de elaborar el proyecto debe de seguirlo hasta el resultado final: si tiene el premio de la licencia también ha de evitar su pérdida por la vía judicial; en cambio, si no tiene el éxito esperado debe de tratar ganar la licencia neutralizando a los indebidamente premiados.

Por último, se fomenta que la conexión entre Abogado experto de Derecho Audiovisual, Ingeniero de Telecomunicaciones, Economista, Sociólogo y Licenciado en Comunicación Audiovisual, sea lo más intensa posible. Un vínculo sólido, sobre el que pivota la columna vertebral de la adecuación de la emisora a los criterios de las bases. Con esta fórmula, no sólo se puede conseguir un proyecto técnico lo más competente posible sino, también, un proyecto defendible ante las instancias judiciales.

Esta es la filosofía que tiene Diez & Romeo al abordar el asesoramiento en los concursos públicos de Radio FM y TDT, de ahí que se haya triplicado la cifra de clientes en Valencia este 2011 en relación al 2007.



No hay comentarios :

Publicar un comentario