lunes, 26 de diciembre de 2011

El CAA manifiesta su parecer el tratamiento mediático de las personas que sufren enfermedades mentales


La consejera del CAA María Luisa Pérez intervino en estas jornadas con una ponencia titulada “Estigma, enfermedad mental y medios de comunicación audiovisuales”, en la que recordó que los medios audiovisuales pueden contribuir eficazmente a minimizar o reducir el estigma que existe sobre las personas con alguna enfermedad mental. ¿Cómo? Eliminando los discursos o las imágenes estereotipadas y trasladando a la ciudadanía su realidad. “En la mayoría de los casos, las aspiraciones, deseos y proyectos de estos pacientes no se diferencian de los de cualquier otro ser humano”, recordó la consejera Pérez.

Sin embargo, aún es frecuente la emisión de noticias, reportajes o series de ficción en los que la visión que se traslada de las personas con enfermedad mental está llena de prejuicios y estereotipos que, de manera soterrada, conducen al estigma y la discriminación de este colectivo.
En este sentido han llegado algunas quejas a la Oficina de Defensa de la Audiencia (ODA) del Consejo, que también ha actuado de oficio por temas relacionados con el tratamiento mediático inadecuado de las personas con enfermedad mental.

Una de estas actuaciones estuvo motivada por una queja en la que se denunciaba el tratamiento de la esquizofrenia en un programa de televisión, donde se vinculaba una hipotética enfermedad mental a la comisión de un crimen. El Consejo también tuvo que pronunciarse con motivo del tratamiento de la enfermedad mental en una serie de ficción, y trasladó a la Secretaría de Estado para las Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI) la queja de un ciudadano por el tratamiento inadecuado de la bulimia en un programa de un canal de ámbito nacional.

Los medios audiovisuales y sus profesionales se encuentran en una posición privilegiada para influir en la imagen pública de las personas con enfermedad mental. Las palabras y las imágenes que se eligen para documentar o explicar determinados hechos pueden crear una visión positiva y clara de estas personas, o un relato insensible que refuerce los mitos habituales y constituya otra forma de discriminación.

En este sentido, consideramos que se puede y se debe propiciar la emisión de espacios audiovisuales protagonizados y pensados para este colectivo. Igualmente es importante evitar las vinculaciones entre sucesos luctuosos y la situación de enfermedad mental de sus protagonistas. Y desde el Consejo, entendemos que debe evitarse el tratamiento de estas informaciones en los programas cuyos formatos no se ajustan a un tratamiento riguroso y reflexivo de la materia que abordan.

No obstante, en nuestro país y en Andalucía existen suficientes recomendaciones, códigos y pautas de estilo relativos al tratamiento adecuado por parte de los medios de comunicación de las informaciones relativas a las personas con enfermedad mental, como los elaborados por las asociaciones FEAFES o FAISEM, y el Libro de Estilo de la RTVA.    

No hay comentarios :

Publicar un comentario