lunes, 19 de diciembre de 2011

La CMT entra a investigar las tarifas de los SMS


Las quejas de los usuarios y de las asociaciones que los representan son una constante desde hace años. Los mensajes de texto de móvil (SMS) y los multimedia (MMS) son caros, por encima de la media europea, y curiosamente muy parecidos entre todas las operadoras.
Esta circunstancia ya ha llevado a la Comisión Nacional de Competencia a abrir un expediente a Movistar, Vodafone y Orange por precios excesivos, pero la investigación solo afecta a las tarifas mayoristas, las que se cobran entre ellas.

Ahora es la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) la que va a tomar cartas en el asunto. Y su objetivo es que mejoren las tarifas para todos los usuarios.
Así consta en un documento oficial del regulador, al que ha tenido acceso el diario Cinco Días. "Durante los últimos años se viene observando una estabilidad en los precios de los servicios SMS y MMS, que contrasta con las importantes bajadas de precios, tanto mayoristas como minoristas, experimentadas en el segmento de la telefonía móvil", destaca la CMT. Es más, la comisión señala la paradoja de que las tarifas se mantengan estables cuando "los niveles de precios en el mercado español son superiores a los de los países de nuestro entorno".
Y, al fin, se ha decidido a actuar. La CMT lanzará en 2012 un análisis de la evolución de los precios de estos servicios. Con las conclusiones en la mano "valorará la conveniencia de acometer actuaciones, en el ámbito de su competencia, que coadyuven a mejorar las ofertas de precios para los usuarios de dichos servicios", asegura.

Se trata de una investigación histórica, ya que es la primera vez que la CMT hace un análisis tan descarnado del precio de los SMS y se plantea tomar medidas. Lo que no desvela el regulador es cuáles serán sus decisiones en caso de que confirme la necesidad de intervención.
La herramienta más evidente que tiene la CMT es establecer precios mayoristas, es decir, determinar cuáles son las operadoras dominantes en este campo y obligarles a rebajar la tarifa que cobran por recibir en sus redes SMS o MMS de clientes de las otras. En esta misma línea, se podría establecer una senda de recortes forzados de estos precios de terminación a lo largo de un periodo.
Estas medidas reducirían el coste que tienen los SMS y los MMS para las operadoras y, en consecuencia, deberían dar lugar a una rebaja del precio final, a no ser que las compañías decidan incrementar sus márgenes.

De ahí que la CMT pudiera adoptar alguna medida original que tenga resultados más inmediatos en los bolsillos de los usuarios, aunque siempre sin tocar los precios finales, ya que no tiene competencias para ello.
Algunas fuentes del sector han criticado la tardanza de la CMT en poner en marcha esta iniciativa, justo ahora cuando los servicios alternativos a los SMS y de mucho menor coste (como los chats de diversas plataformas o herramientas como WhatsApp) están sustituyendo a los mensajes de móvil. Las cifras del mercado, sin embargo, constatan que el uso de SMS y MMS sigue siendo masivo y que el proceso de sustitución todavía es limitado. De ahí que cualquier actuación sobre los precios resultará beneficiosa para los usuarios, aunque se produzca ahora.

Fuente: Inés Abril, Cinco Días

No hay comentarios :

Publicar un comentario