jueves, 1 de diciembre de 2011

RTVE recurre al endeudamiento ante la falta de liquidez

La sombra de la deuda vuelve a planear sobre RTVE. La ley de 2006 que transformó la radiotelevisión pública estatal sirvió para poner fin al colosal endeudamiento que había acumulado el antiguo ente. Unos 7.811 millones de euros que acabó asumiendo el Estado.

La nueva norma prohibió a la corporación recurrir a la deuda para evitar que se repitiera la historia con dos salvedades: financiar las inversiones en inmovilizado y poder atender posibles desfases "temporales" de tesorería. Ayer, el consejo de administración de RTVE se acogió a este último supuesto y acordó, por unanimidad, dar vía libre "a las operaciones financieras" necesarias que garanticen que el grupo no tenga problemas de caja a principios del próximo ejercicio.
"Es ponernos la venda antes de la herida", explicaron en fuentes del consejo. "Lo que hemos aprobado es que se comiencen las negociaciones con entidades financieras para conseguir créditos. Pero no recurriremos a ellos si, al final, no tenemos necesidad", puntualizaron.

Límites claros

En todo caso, el consejo ha puestos unos límites claros al uso de este mecanismo. Por un lado, los créditos solo se podrán solicitar "para un periodo no superior a tres meses". Por otro, la cuantía máxima no superará el equivalente a un mes de la subvención que recibe RTVE del Estado más un mes de la tasa radioeléctrica.

Las fuentes consultadas cifran en 50 o 60 millones de euros el montante máximo estimado.

¿Por qué ha tenido que aprobar el consejo esta medida excepcional? Lo ha hecho a petición del director general corporativo de RTVE, Jaime Gaiteiro (el hombre de la SEPI en el grupo), ante el riesgo de que no haya dinero suficiente para garantizar un funcionamiento normal de la empresa (pago de sueldos, a proveedores, etcétera) en los primeros compases de 2012.

En primer lugar, porque las televisiones privadas y los operadores de telecos no han liquidado todavía el total de las aportaciones que deben ingresar a RTVE para colaborar en su mantenimiento. Y el precedente de 2010 no es muy alentador.

Según los últimos cálculos realizados por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), las telecos y las televisiones aportaron el año pasado un total de 56,6 millones de euros menos de lo que estaban obligadas por ley. A esta cantidad hay que sumar 2,1 millones más en concepto de interés de demora que el regulador reclamará a los operadores.

El segundo elemento que genera incertidumbre sobre las cuentas del grupo es el proceso de cambio de Gobierno y el traspaso de poderes tras la reciente victoria del PP en las urnas. RTVE se encuentra con que no hay unos presupuestos del Estado aprobados (que le garantizan casi la mitad de sus ingresos) y con que necesitan que un responsable político dé luz verde a los pagos correspondientes cada mes.

"Es posible que no recibamos a tiempo las cantidades previstas en enero, por ejemplo, ya que dependen de que se dé la orden correspondiente desde Economía", apuntaron las fuentes consultadas.


Debate sobre cómo contabilizar los ingresos
El consejo de administración de RTVE tiene pendiente otro asunto clave relacionado con sus cuentas: ¿cómo contabilizar los 56,6 millones de euros que, según la CMT, todavía le deben las televisiones privadas y las telecos a cuenta de la financiación de 2010?
El máximo órgano de administración del grupo ha solicitado a los responsables de Hacienda que aclaren si los ingresos se deben computar con criterio de caja o de devengo. Es decir, si se apuntan al ejercicio en el que, finalmente, se cobre el dinero pendiente o si se puede contabilizar en las cuentas del año en el que se generó la obligación (el año 2010).
El asunto es importante para los directivos de RTVE, ya que el grupo cerró el pasado ejercicio con un déficit de 47,1 millones debido, sobre todo, a la aportación insuficiente de televisiones y operadoras.
Si el dinero extra se contabilizará al final con el criterio devengo, la radiotelevisión pública estatal podría reformular sus cuentas y dar por cerrado el ejercicio de 2010 con un superávit presupuestario de alrededor de 9,5 millones.
No obstante, los consejeros son conscientes de que el criterio general con el que funciona la Administración es el de caja. Además, televisiones y telecos pueden recurrir la decisión de la CMT.
Hace unas semanas, fuentes del consejo ya advirtieron que las demoras en todo este proceso podrían generar, al final, problemas de liquidez a RTVE.
Según las cuentas aprobadas por el grupo, el año pasado recibió 90,7 millones de la tasa que pagaron las televisiones, 187,9 millones de las telecos, 579,4 millones de la subvención procedente de los Presupuestos del Estado y 250,4 millones de la tasa radioeléctrica.

Marco legal
Posibilidad de recurrir al endeudamiento
-La Ley de RTVE que se aprobó en 2006 y permitió la constitución de la actual corporación recoge la posibilidad de que el grupo se endeude.
-El artículo 31 señala que la corporación y sus sociedades podrán recurrir al endeudamiento en dos casos. El primero, "la financiación de sus inversiones en inmovilizado material e inmaterial".
-La otra excepción es la de poder atender desfases temporales de tesorería.

Fuente: Javier Noriega (Cinco Días)

No hay comentarios :

Publicar un comentario