lunes, 20 de febrero de 2012

La pasividad de las administraciones favorece la aparición de nuevos canales en la TDT

Los canales irregulares en la TDT (Televisión Digital Terrestre) proliferan en la parrilla televisiva de la provincia con total impunidad sin que ninguna de las dos administraciones que podrían impedirlo (Xunta y Gobierno central) erradiquen esta práctica fraudulenta.

O lo que es lo mismo, empresas sin la pertinente autorización -título habilitante que ampare su actividad comercial- hallan hueco en el dial para emitir programas, principalmente, relacionados con la pornografía y esoterismo. Una doble ilegalidad, por otra parte, ya que la Ley General de Telecomunicaciones Audiovisual de 2010 prohíbe ese tipo de contenidos entre las siete de la mañana y las diez de la noche. En la ciudad, por ejemplo, hasta tres canales ofrecen pornografía y esoterismo.

Mientras que al Ministerio de Industria sí le constan la existencia de emisiones no autorizadas en la provincia -detectadas en controles periódicos por parte de la Jefatura de Telecomunicaciones-, a la Xunta no, según confirmó esta misma semana a este diario. Además, según precisan fuentes de Presidencia, sólo actúa tras recibir denuncias al respecto. Ambas administraciones están facultadas para sancionar y, por tanto, impedir esta irregularidad. Industria, por uso del espectro radioeléctrico de forma fraudulenta o incluso por generar interferencias a canales sí autorizados, y la Xunta, por su parte, al estar facultada para otorgar licencias audiovisuales puede sancionar a las empresas que no las hayan obtenido.


Emisiones de fuera de Galicia

No obstante, pese a esta dualidad para intervenir, ambas administraciones se pasan la pelota entre ellas. En el caso del Gobierno autonómico, tiene claro que el papel le corresponde, principalmente, al Estado. 'Se as emisión ilegais, como ocurre con frecuencia, teñen a súa orixe fora de Galicia se informa á Administración do Estado que é competente na súa resolución', aseguran fuentes de Presidencia. Por su parte, desde la Jefatura provincial de Telecomunicaciones se insiste en que los canales que emiten sin título habilitante deben ser sancionados por la Xunta y que el Supremo ya se ha pronunciado al respecto, dejando claro que casi siempre son prevalentes las competencias de la comunidad autónoma.

Es por tanto esta falta de coordinación en la asunción de responsabilidades a la hora de impedir la proliferación de estos canales ilegales el marco que aprovechan esas emisiones no autorizadas para seguir campando con libertad en el espectro radioléctrico. Las emisiones ilegales tienen que ver, sobre todo, con canales eróticos y de videntes que se alimentan de sms y telefónos premium.

Fuente: La Región

No hay comentarios:

Publicar un comentario