viernes, 14 de octubre de 2011

Un Tribunal australiano afirma que Samsung ha copiado ciegamente las tabletas de Apple : La decisión bloquea su venta en las antípodas

La guerra legal entre Apple y Samsung protagoniza el último episodio en Australia con una victoria parcial del imperio del desaparecido Steve Jobs
Un tribunal australiano emitió, a petición de Apple, una orden que bloquea temporalmente la venta en Australia de la tableta Galaxy Tab 10.1, fabricada por la empresa Samsung.
La juez del Tribunal Federal, Annabelle Bennett, estimó la demanda de Apple que acusa a Samsung de violar sus derechos de patente por haber copiado "ciegamente" sus tabletas iPad.
Bennett consideró como presunción de hecho que Samsung ha infringido dos de las patentes de Apple relacionadas con las pantallas táctiles y los movimientos para controlarlos.
"Hay varios factores que favorecen a Apple", dijo Bennett sobre el análisis de pruebas en la audiencia provisional.
Samsung había acordado no sacar al mercado o vender la tableta en Australia hasta conocerse la decisión cautelar que, finalmente, fue emitida un mes antes de la fecha de lanzamiento prevista por la compañía surcoreana, en el inicio de la campaña de Navidad.
Bennett dijo que deberá valorar las pérdidas que pueda sufrir Samsung por perder la campaña navideña con las que padecería Apple si se autorizara la comercialización de la rival del iPad.
Juicio definitivo el año que viene
La disputa legal continuará con la audiencia definitiva que se prevé que tendrá lugar el próximo año.
Con la decisión en Australia Apple sumó otra victoria legal contra Samsung después de que un tribunal alemán prohibiera temporalmente en agosto la venta de la Galaxy Tab 10.1 en toda la Unión Europea, a excepción de Holanda.
En un comunicado, Samsung expresó su contrariedad por la decisión y anunció que "continuará con el proceso legal contra la demanda de Apple para garantizar que nuestros productos innovadores estén a disposición de los consumidores".
Samsung demanda a Apple
La empresa surcoreana advirtió, además, que mantiene su intención de demostrar que Apple violó sus patentes en tecnología inalámbrica a través de otra demanda que se discute en la misma corte federal australiana.
Apple contestó reenviando un comunicado anterior en el que denuncia el parecido "nada casual" entre los últimos productos de Samsung y el iPhone o el iPad, "desde el 'hardware' hasta el empaquetado". "Este tipo de copia descarada es injusta y tenemos la necesidad de proteger la propiedad intelectual de Apple frente a compañías que roban nuestras ideas".
Las dos compañías mantienen una batalla legal por patentes en una veintena de países de todo el mundo.
Apple sostiene que la empresa surcoreana ha copiado en su línea de "smartphones" y tabletas electrónicas el diseño y funciones de los iPhone y iPad, mientras que Samsung afirma que el estadounidense ha plagiado algunas de sus ideas de software.
Con la decisión de Australia Apple, suma otra victoria legal contra Samsung, pues otro tribunal alemán ya prohibió temporalmente la venta de la Galaxy Tab 10.1. Primero, dictó que en toda la Unión Europea, pero luego corrigió la decisión y la limitó solo a Alemania, tras considerar que no era competente para imponer la prohibición en toda la UE.
California, pendiente
Tras Australia y Alemania, ahora queda pendiente que un tribunal de California resuelva sobre este asunto. Si fuera contra Samsung, el golpe para la empresa surcoreana sería enorme, porque en Holanda tampoco puede ya vender tres modelos de su smartphone Galaxy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario