jueves, 8 de septiembre de 2011

Las radios mantienen firme su postura de no negociar con la Liga

El maremangun de reacciones que está teniendo el firme compromiso de le LFP de mantener su posición de exigir a las radios el canon por la retransmisión de partidos, ha traído como ultima consecuencia la solidez de la unión de todas las emisoras en su postura. Un riguroso no al canon. 

El Mundo recoge las distintas declaraciones de las locutores deportivos más populares de las ondas que se han despachado a gusto con sentencias como que no van a "negociar ni por 50 céntimos". Y en su diana dos objetivos: la LFP y Jaume Roures, presidente de Mediapro. "Cobrarnos es una decisión de dos inútiles que están en la LFP: Astiazarán y Teba", afirmó Javier Ares, de Onda Cero. "No van a dirigir la radio desde un despacho de televisión", añadió Paco González, de Cope.

Manu Carreño, de la Ser, determinante aseguró que"Aquí no ha ocurrido como en la televisión. Las radios estamos unidas, todas a una". Y es que las emisoras españolas, tanto comerciales como públicas, no ceden en su posición: se niegan a pagar a la LFP por narrar los partidos y no se van a sentar a negociar. Se amparan en el derecho a la información, recogido en el artículo 20 de la Constitución. "No nos sentamos a negociar porque no negociamos el derecho a la información ni por 50 céntimos", zanjó Chema Abad, de RNE.

Desde la LFP reiteran que este fin de semana las radios que no hayan pagado no recibirán su acreditación y no podrán acceder a los campos. "No todos los clubes piensan igual, pero están recibiendo amenazas de la LFP y de Roures", desveló Carreño. El periodista de la Ser dio datos concretos: la LFP y Mediapro amenazan con multas de 660.000 euros para los clubes de Segunda y de 2 millones para los de Primera que dejen pasar a las radios. De momento, sólo el Sevilla las dejó pasar y el Betis ha anunciado que también lo hará.

Como se sabe por todos, la LFP ha establecido cuatro paquetes para comercializar los derechos radiofónicos de los clubes. Las principales radios estiman que tendrían que pagar en torno a 3 millones de euros. "Es un coste desorbitado que significaría poner en peligro muchos puestos de trabajo y favorecería el desarrollo monopolístico", explicó González.

Ares, de Onda Cero, ha sido de los más combativos: "La radio y el fútbol tienen una relación de más de 50 años. Existe un derecho consuetudinario. Que ahora pidan dinero es obsceno y un movimiento sesgado llevado a cabo por dos inútiles que están en la LFP: Astiazarán y Tebas, que son los secuaces de Mediapro para negociar con los clubes".

En fin, así se encuentra el panorama radiofónico en la actualidad, con algunas declaraciones quizá sacadas de tono pero que muetran la indignación de las cadenas de radio.

Es muy posible que el ejercicio de los derechos de exclusiva que cuestionan las emisoras tengan la máxima aplicabilidad, pero el sentido común de la concordia debe de presidir un escenario de negociación a la que ambas partes están condenadas a llegar. 

Fuente: Raúl Piña, EL Mundo, 8-9-2011  http://www.elmundo.es/elmundo/2011/09/08/comunicacion/1315476152.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario