viernes, 18 de septiembre de 2015

Díez & Romeo Abogados: Aduanas ensaya el uso de drones en la lucha contra el narcotráfico

El «Petrel», con base en Vigo, probará si son más eficaces que los radares.

Los drones más potentes podrían ser más eficaces en la lucha contra el tráfico de drogas que los radares tradicionales, por eso el Servicio de Vigilancia Aduanera probará en Galicia su utilidad a la hora de localizar embarcaciones sospechosas de navegar en alta mar con alijos de droga. Aunque todavía no ha trascendido que la Agencia Tributaria esté barajando la posibilidad de adquirir drones con esta intención, lo cierto es que el próximo lunes, el buque Petrel del SVA, con base en Vigo, saldrá a la mar para hacer una prueba con las aeronaves no tripuladas.
Hasta ahora, cuando los agentes se embarcaban para localizar las lanchas en alta mar, se valían de los radares tradicionales, con un campo de visión limitado a las quince millas. Un potente dron podría ampliar ese círculo, además de disponer de una mayor autonomía y libertad de movimiento para peinar la zona, algo fundamental teniendo en cuenta las dificultades que se presentan muchas veces para localizar a las embarcaciones que, por las investigaciones previas de los agentes, se sospecha que navegan cargadas de estupefacientes.
Si las pruebas dan resultado, la Agencia Tributaria adquirirá drones para perseguir a los grupos de narcotransportistas gallegos, especializados por tradición y destreza en burlar a las fuerzas del orden. Un método que ya se está utilizando en otros países. La Armada de los Estados Unidos los emplea desde el año 2013 en la vigilancia de las aguas del Caribe, donde el tráfico ilegal de estupefacientes es muy intenso.
La incorporación de los drones por parte de la Agencia Tributaria, en caso de producirse, se incluiría dentro de las nuevas técnicas que está aplicando el SVA para adaptarse a los siempre cambiantes métodos de los narcos con el fin de introducir droga en la Península.
Contenedores

Aunque el método tradicional para introducir la droga en Galicia es el transporte marítimo, la vigilancia a la que son sometidos los clanes gallegos les obligó a probar otros alternativos, y hoy en día el más socorrido es el de los contenedores. Sin abandonar los sistemas de persecución tradicionales por mar, tierra y aire, el Servicio de Vigilancia Aduanera incorporó en el 2009 un escáner de rayos X que revisa los contenidos de los cargamentos que llegan al Puerto de Vigo, mecanismo que más tarde se amplió a Marín y Vilagarcía. A mayores, está previsto que los agentes dispongan en breve de una furgoneta escáner para revisar los paquetes y cajas que llegan a los tres puertos de la provincia de Pontevedra. Y Vilagarcía dispone también de una cámara de visión nocturna instalada en una furgoneta para controlar a los barcos en la ría.

LAS BASES GALLEGAS PERDIERON TRES LANCHAS Y UN AVIÓN QUE AHORA PATRULLAN EN AGUAS DEL SUR

El traslado a Ibiza en el mes de agosto de una de las embarcaciones que el SVA tenía en la base de Vilagarcía llevó a la CIG a denunciar esta semana el desmantelamiento del servicio en las costas gallegas. Henrique García Outeiral, representante del sindicato nacionalista, recuerda que en los últimos meses fueron abordadas varias embarcaciones con destino a Galicia y confiscados en ellas un total de 5.500 kilos de cocaína y 6.500 de hachís, lo que a su entender demuestra que el transporte marítimo en las rías gallegas sigue siendo productivo para los narcos, y que lo será más si se les deja de perseguir. A la CIG le preocupa el progresivo desmantelamiento de las bases gallegas, que perdieron en los últimos años tres embarcaciones y un avión.

La Agencia Tributaria lo niega e insiste en que «Galicia cuenta con una de las mejores y más modernas dotaciones de medios aeronavales de Vigilancia Aduanera, solo superada en número por Andalucía, que se encuentra sometida a la presión constante del tráfico de hachís y recientemente del contrabando de tabaco». Vilagarcía era la única base gallega que tenía en la actualidad dos lanchas que trabajaban a distintas horas, «de manera que prácticamente nunca coinciden las dos en el mar». Además, aunque la Agencia Tributaria admita que siempre podría repuntar el tráfico tradicional y que por eso no se puede bajar la guardia, recuerda que en el 2014, «más del 62 % de la cocaína se intervino en contenedor marítimo», y el resto, en aeropuertos, paquetería y alta mar, de ahí que ahora esté reforzando los medios para detectar los alijos en estos nuevos campos de acción.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2015/09/18/aduanas-ensaya-uso-drones-lucha-contra-narcotrafico/0003_201509G18P12991.htm

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada