jueves, 7 de mayo de 2015

Netflix declara la guerra a la televisión en conjunto

Díez y Romeo abogados lleva siguiendo el fenómeno Netflix desde su implantación. Más de 62 millones de abonados en todo el mundo, varios premios Emmy y la vitola de ser el “rey” en el refulgente universo del vídeo en streaming. Todo esto y mucho más es Netflix. Aun así su fundador y CEO Reed Hastings sigue sintiéndose como un “segundón”. Así lo aseguró ayer durante su intervención en la conferencia de internet re:publica 2015, que se celebra actualmente en Berlín.
“Espero que no todos los que estéis aquí seáis abonados a Netflix. De lo contrario, no podríamos seguir creciendo”, bromeaba Hastings al inicio de su multitudinaria ponencia.

Hastings es consciente de que la clave para que Netflix siga pegando el estirón durante los próximos años es el apasionado “idilio” que tienen cada vez más espectadores con internet como fuente de contenidos televisivos. “Dentro de 20 años el vídeo en streaming ganará aún más en importancia y la televisión tradicional desaparecerá poco a poco, profetizó Hastings.

Y si la red de redes está comiendo terreno a la pequeña pantalla es porque va muy por delante de ella en cuestión de innovación, aseguró el CEO de Netflix. ¿Un ejemplo? El 4K, que está llegando a internet antes que a la televisión.
Queremos unir en nuestra plataforma a los mejores storytellers del mundo, proporcionarles una voz global y encontrar una audiencia para esa voz global”, explicó Hastings.

En la actualidad Neflix no sólo produce series en su “patria chica”, Estados Unidos, sino también en México (Club de Cuervos) y en Francia (Sense 8), recordó Hastings, que aspira a que su compañía esté algún día en todos los rincones del planeta.

No sorprende, por lo tanto, que para Netflix el enemigo a batir no sea su compatriota HBO sino la televisión en conjunto. “Nuestra rival es la televisión lineal, la pequeña pantalla en su conjunto”, subrayó Hastings. Si no quieren pasar a mejor vida, “las cadenas de televisión están obligadas a convertirse en proveedores de contenidos online”, advirtió.

Eso sí, Hastings tienen muy claro que, comparados con los mastodónticos presupuestos de las series producidas por NBC, BBC y Sky, los presupuestos de las series de Netflix son todavía muy modestos. “Somos todavía un ‘underdog’”, confesó un Hasting henchido de orgullo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario