lunes, 14 de noviembre de 2011

Fuertes críticas a la campaña de China consistente en perseguir a los medios sin licencia


Las autoridades chinas han lanzado una campaña para acabar con los medios de comunicación ilegales y perseguir a los periodistas que no cumplan con los requisitos impuestos por Pekín, según un comunicado emitido por el Gobierno chino.

Estas nuevas operaciones estarán encabezadas por la Administración General de Prensa y Publicaciones (GAPP) y la Oficina Nacional contra la Pornografía y la Publicación Ilegal (NOAPIP), y las distintas operaciones se llevarán a cabo en diciembre, según la nota, publicada por la agencia estatal de noticias Xinhua.
Esta iniciativa se centrará en un primer momento en los periódicos que no cuentan con autorización y aquellos que tienen números de serie de publicaciones extranjeras registradas en el extranjero.
Las operaciones también pretenderán cerrar los medios de comunicación que no cuenten con el visto bueno del Gobierno, especialmente aquellos que se han establecido en el país con nombres de medios extranjeros, al igual que las empresas asesoras que imprimen publicaciones ilegales.
Según la regulación china sobre la libertad de expresión, las publicaciones extranjeras deben tener autorización del Ejecutivo. Los editores internacionales, agencias de noticias u oficinas de prensa sin licencia de publicación están consideradas ilegales.

El comunicado también señala que las autoridades también controlarán las informaciones erróneas o que no son exactas y que van en contra de la objetividad periodística o no se basan en hechos. Estos periodistas, que informan sin contar con la debida autorización de prensa, serán uno de los objetivos de la campaña.

La NOAPIP pidió a los departamentos del Ejecutivo más importantes, como el de seguridad pública o el de control de medios, que realicen un control conjunto y confisquen todas las publicaciones ilegales. Por su parte, la GAPP pidió que los periodistas utilicen nuevas fuentes o utilicen contenido adecuado.

Desde 2010, la GAPP ha detectado hasta 160 publicaciones que se inventaron noticias o que eran inexactas, según un portavoz de la entidad. Esta organización emitió la semana pasada nuevas normas que obligan a los periodistas a citar dos fuentes diferentes en reportajes sensibles y no pueden alterar las fotografías o vídeos que distorsionen la autenticidad del material.

Fuente: Europa Press

No hay comentarios :

Publicar un comentario