martes, 11 de septiembre de 2012

6 cuestiones sobre la reantenización de TDT

En 2010 se produjo el comienzo de la emisión única y exclusiva en TDT. Una gran polémica se produjo cuando el anterior Gobierno, presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, anunció que España sería de los primeros países europeos en instaurarla.

Sin embargo, esas velocidades han tenido consecuencias, entre ellas, la escasa calidad en algunas zonas y, lo más reciente, el error de planificación respecto al llamado «Dividendo digital».
Este «divivdendo» consiste en dejar espacio en el espectro radioeléctrico (propiedad del Estado) para la nueva tecnología de conexión 4G.

La información que llega al usuario en este tema es algo confusa y desestructurada. Por ello, planteamos una serie de preguntas y respuestas básicas para comprender la situación.

1.- ¿A qué se debe este nuevo cambio?
Cuando en 2010 se programó el «apagón analógico» se preveía un segundo paso que consistiría en dejar paso a la telefonía 4G. Se prefirió hacer en dos pasos para poder instaurar la TDT antes que en los demás países europeos.
Un fallo de previsión hizo que los canales utilizados en la actualidad «pisasen» los que se deberían utilizar para la telefonía 4G. Este hecho provoca que a penas 2 años después se deba «reprogramar» el sistema de TDT para dejar espacio a la nueva tecnología.

2.- ¿Cómo afectará a la TDT actual?
Los canales situados entre 61 y 69 de UHF pasan a pertenecer a las operadoras de telecomunicaciones por lo que hay una reestructuración de los canales. Las emisiones públicas que contaban hasta el momento con 10 multiplex (canales de televisión y de radio) pasan a 8 y las privadas pasan de los 6 actuales a 5, para poder entrar en el espectro radioeléctrico.
En principio, esta reestructuración no va a afectar al número de canales (programas en lenguaje técnico) ya que se «comprimirán» para que puedan emitirse igualmente en un menor espacio radioeléctrico.
De cumplirse este mantenimiento de número de programas, y al emitirse en una banda UHF menor, es posible que la calidad y la cobertura de la imagen, algo tan criticado con la TDT actual, mejore.

3.- ¿Qué deberán hacer los usuarios?
El nuevo cambio en la TDT provoca que las viviendas tengan que reprogramar las antenas utilizadas para acomodarlas a las nueva situación de los canales y la cobertura móvil 4G.
Habrá que distinguir dos casos, una vivienda unifamiliar, y un edificio de viviendas. Los primeros, no tendrán más que resintonizar la televisión para acomodarla a los nuevos canales.
En el caso de edificios con varias viviendas, el número de casas y el tipo de antena que posean (programables o monocanales) harán variar el tipo de reforma necesaria.
En cualquiera de los casos, desde FENITEL (Federación de las empresas instaladoras e integradoras de Telecomunicaciones en España) lanzan una serie de recomendaciones a los hogares de cara al cambio en las antenas.
En primer lugar remarcan la importancia que que los técnicos a los que se acudan sean empresas estables, no creadas ante la inminente necesidad de cambio de antenas, y que se encuentren en el registro oficial de empresas para la realización de estos trabajos.
En segundo lugar, evitar intrusismo o «manitas» que puedan provocar peores resultados a la hora de la instalación.
Acudiendo a empresas oficiales cabe la posibilidad de reclamación en caso de fallo o error en la reprogramación de las antenas.

4.- ¿Quién lo pagará?
Estaba presupuestado un coste de entre 800 y 900 millones, sufragados con ayuda estatal, a partir de los 1.600 millones que ya abonaron las empresas de telecomunicaciones. La nueva iniciativa, anunciada por el ministro de Industria el pasado lunes, hace que sean los usuarios quienes cubran la totalidad, pero rebaja el precio a 300 millones de euros.
Las viviendas unifamiliares, en principio, no necesitan más que resintonizar y, por tanto, no tendrá mayor coste, serán los edificios con varias viviendas los que deban sufragar este gasto al contratar antenistas preparados para la reprogramación.

5.- ¿Cuánto costará?
Desde Fenitel, se calcula un coste por hogar medio de unos 20 euros. Este precio podrá subir o bajar en función de algunas circunstancias, como pueden ser el tipo de antena o el número de vecinos entre los cuales hay que dividir la factura final de la reantenización.
En FENITEL recuerdan que este coste «corresponde a la cuota de un mes en una plataforma de televisión digital».

6.- ¿Cuándo se tiene que hacer?
El ministro no ha dado plazos fijos, y aún falta la aprobación de una de ruta definitiva sobre este aspecto. Lo que si ha anunciado el Gobierno es que la fecha final de esta implantación será el 31 de diciembre de 2013, para que el 1 de enero de 2014 se produzca el nuevo «apagón» para dar paso a la época del Dividendo Digital.

Fuente: La razón

No hay comentarios:

Publicar un comentario