domingo, 28 de abril de 2013

La Justicia Europea analiza la legalidad de la tasa a las 'telecos'

El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, ha utilizado esta semana una metáfora para referirse al riesgo que afronta la corporación de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea decida tumbar la tasa a las empresas de telecomunicaciones que sirve, junto a otros tributos, para financiar RTVE. "Tenemos una espada de Damocles", señaló Echenique en una comparecencia en el Congreso.

No es la primera vez que el presidente de la corporación advierte de que la supuesta "estabilidad" del sistema de financiación de RTVE, que con la nueva ley aprobada en 2009 por el anterior Gobierno cambió los ingresos publicitarios de TVE por un modelo en el que la corporación se nutre de impuestos a las televisiones privadas y a las empresas de telecomunicaciones, junto a las aportaciones del Estado, no es tan estable.

En distintas comparecencias ante las Cortes, Echenique viene advirtiendo de que los ingresos de la corporación se han reducido en los últimos ejercicios y una sentencia que tumbe el modelo desde Europa puede empeorar el panorama. "Teniendo esa espada de Damocles -que esperemos todos que se resuelva en sentido favorable de consolidar la reforma operada en España-, no coadyuva a que el modelo sea estable, por lo menos puertas afuera de la casa", ha señalado esta semana en el Congreso.
No obstante, no es previsible que de momento esa "espada de Damocles" fuerce al Gobierno a cambiar el modelo, ya que, según fuentes del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, "aún no hay fecha para la sentencia, y no es previsible que sea pronto".

El sector lleva esperando una sentencia, en un sentido u otro, desde marzo de 2011, cuando la Comisión Europea decidió llevar ante el Tribunal de Justicia la tasa, al entender que "es incompatible con las normas de la UE en materia de telecomunicaciones". El Ejecutivo socialista entonces en el Gobierno defendió la tasa y aseguró que "no violenta los tratados ni las directivas", aunque el Gobierno del PP reconoció podo después de tomar posesión que el sistema tenía algunos "problemas".
"La financiación de TVE, que se puso en marcha por el gobierno anterior ha tenido muchos problemas, tiene problemas en estos momentos en los ámbitos europeos, es un problema que está encima de la mesa y habrá que estudiarlo no sólo desde el ámbito de la financiación de la propia televisión sino también en lo que afecta a nuestro sector", señaló el año pasado el secretario de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, Víctor Calvo-Sotelo.

Dentro del sector audiovisual, el modelo tiene sus admiradores y sus detractores. Así, en su última la Asamblea General, celebrada la semana pasada, la Asociación Española de Anunciantes (AEA), que se ha mostrado crítico con el sistema, volvió a pedir una vez más la "necesaria" vuelta de la publicidad a TVE.

El año pasado, RTVE recibió 150 millones de euros de las empresas de telecomunicaciones y para 2013 esperan que los ingresos se reduzcan hasta los 120 millones de euros, menos de la mitad de lo que la televisión pública recibía de las 'telecos' en 2010, según señaló Echenique en el Congreso. De hecho, ya ha habido operadores, como Vodafone, que venía aportando 30 millones de euros a la corporación, que ha dejado de prestar servicios audiovisuales y de publicidad con el fin de eludir la tasa de RTVE.

No son los únicos ingresos de la corporación que se han reducido en los últimos años. También las aportaciones del Estado se han recortado, desde los 500 millones de euros de 2010, primer año sin publicidad en TVE, a alrededor de 250 millones de euros en 2013, la mitad, lo que sirvió de argumento a Echenique para cuestionar la supuesta "estabilidad" con la que se justificó la reforma del modelo de financiación de TVE, y la supresión de la publicidad.

Sin embargo, no todo el sector opina que una supuesta vuelta de la publicidad ayudaría a aumentar los ingresos de la pública. El consejero delegado de Atresmedia (Antena 3), Silvio González, ha advertido en una conferencia con analistas para presentar los resultados trimestrales del grupo este misma semana que esta supuesta vuelta de la publicidad a la pública "no tendría sentido" y sería "irracional".
El argumento es que, aunque es cierto que TVE captaba antes de que se cambiara el modelo alrededor de 400 millones de euros en publicidad, ahora el mercado de la publicidad y la audiencia de la pública es muy distinto a entonces.
Así, el mercado de la publicidad ha caído desde 2009, alrededor de un 30%, y la audiencia de la cadena también lo ha hecho. Teniendo en cuenta estos dos datos, González estimó que TVE podría ahora captar en publicidad no más de 100 millones de euros, una cantidad inferior a lo que dejaría de ingresar con las tasas que pagan las 'telecos' o las cadenas privadas.
También el presidente de Mediaset España, Alejandro Echevarría, en la Junta de Accionistas de la compañía la semana pasada subrayó que la decisión de la retirada de la publicidad de TVE "fue acertada" y apuntó que "lo que no debe ser" es que los ingresos que recibe la pública se usen para "sufragar los costes de una estructura sobredimensionada", en lugar de "financiar la parrilla".

Distintos modelos de financiación

Los modelos de financiación de las televisiones públicas europeas son muy variadas. Así, mientras que el modelo de financiación de la televisión pública francesa es muy similar al español y, de hecho, también ha sido denunciado ante el Tribunal de Justicia de la UE por la Comisión Europea, existen otros modelos que conviven con variado éxito.
La BBC británica, por ejemplo, se financia fundamentalmente a través de un canon que pagan los propietarios de televisores, sin rastro de publicidad. Además, la BBC saca un porcentaje menor de sus ingresos de vender en el extranjero sus producciones.

También en Alemania la televisión pública se financia con un canon similar. En este caso, y a partir de enero de 2013, lo pagan todos aquellos que tengan en propiedad o en alquiler una casa o local, aunque también se permite a algunos canales emitir anuncios entre ciertas horas, en ningún caso en 'prime time'. En Italia, la financiación de la televisión pública RAI es a través de una mezcla de un canon a los propietarios de televisión y la emisión de anuncios, que también cuentan con restricciones.

En Estados Unidos, donde la cultura de la televisión pública es muy distinta a la que se tiene en Europa como un servicio esencial de información independiente, la financiación de los canales públicos es también muy distinta y viene a través de donaciones privadas de gente que quiere apoyar determinados contenidos que no tienen cabina, por minoritarios, en las cadenas comerciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario