miércoles, 17 de abril de 2013

Derecho al olvido: reputación online de personajes mediáticos

Derecho al olvido ¿es un derecho que todos deberíamos tener? Los personajes públicos y mediáticos de interés social también? ¿Los que han fallecido, no?
El derecho al olvido se define como  el derecho que tiene el titular de un dato personal a borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales. Como es dable apreciar, este derecho puede en ocasiones colisionar con la libertad de expresión.
Cada día, cientos de personas sufren por estar perseguidas por su pasado, que parece no poder ser enterrado u olvidado; en ocasiones nos llaman para que hagamos servicios de desposicionamiento de resultados en Google, a veces hemos aceptado y otras veces simplemente o no se ha podido (dificultad en la aparición de información contínua, a tiempo real y con apariciones en hemerotecas casi legendarias) o no lo hemos creído éticamente aceptable.

¿Qué ocurre con los casos en los que queremos que se desindexe el contenido, que borremos nuestro rastro en Google?
Que nos enfrentamos directamente con Google y tras la petición que se le hace a dicha empresa, tres casos comentados hace semanas, un caso en el que sigue la petición a la Audiencia Nacional para intentar borrar el rastro, los casos llegan al TJUE, (Tribunal de Justicia de la Unión Europea), que mediará entre Google España y la Agencia Española de Protección de Datos, que exige se borren los registros de los hechos, según comentaba Marc Carrillo en El País, catedrático de Derecho Constitucional Universidad Pompeu Fabra.

¿Qué ocurre tras dichas negociaciones?
Que topamos con la Union Europea, el tribunal comunitario debe interpretar la aplicación de la directiva de 1995 sobre el tratamiento de datos personales, algo sobre lo que se lleva años negociando. El pasado día 3 de abril se comentaba en una entrevista ““¿Y si Iñaki Urdangarin pidiera el derecho al olvido en Internet” en El Faro de Melilla.

 ¿Por qué no se llega a un acuerdo sobre el Derecho al Olvido? 
“–España también está tras este derecho, no sólo cuando alguien fallece sino si alguien quiere pasar 100% desapercibido. De hecho ya se están ejecutando acciones de forma continua de desposicionamiento SEO (Search Engine Optimization en sus siglas en inglés). El concepto SEO se usaba para posicionar contenidos con resultados óptimos en buscadores. Ahora las empresas y personas físicas nos preguntan por técnicas de desposicionamiento. Quieren desaparecer tal y como se les conoce. 
El principal problema es el dilema moral y legal, porque técnicamente ya se puede desindexar. Por otro lado, hay casos como el de Iñaki Urdangarín ¿y si pidiera el derecho al olvido? Siendo un personaje público, ahora muy mediático y de interés social ¿cómo se debería gestionar su caso? ¿Hay que regular cada uno de los casos o como en las situaciones de delitos informáticos, debemos establecer un patrón general con seis acepciones y amparados bajo el Derecho Penal?“

Los letrados Paco Pérez Bes y Pablo Fernández Burgueño, comentaban sobre este debate que “aún es una cuestión sin regular de forma específica y que en muchos casos depende de la buena voluntad de buscadores como Google para desindexar esas informaciones. “Siempre puedes acudir al medio para que retire esa noticia; cuestión que puede hacer si introduce los parámetros txt en un archivo de texto, con esa instrucción  se logra que el buscador no indexe esa información”. Desde su punto de vista el futuro Reglamento Europeo de Proteccion de Datos ya incluirá dos artículos, 17 y 18 sobre este tema aunque de todas formas habrá que ver su posterior desarrollo práctico. “En el propio 18 se habla la posibilidad de exportar los datos de una red social a otra, un tema que al usuario podrá darle mucha fuerza en redes sociales”,insistió.”
 
¿Cuándo quien pide derecho a su olvido es un personaje mediático, público, de interés social, económico o político para un País?
 Puede tener ciertos límites con el derecho a la libertad de expresión y también si puede haber un derecho al recuerdo “es decir, he pedido que borren mis datos pero ahora quiero volver a recuperarlos”.  En un contexto como el que vivimos es fundamental delimitar muy bien el procedimiento de derecho al olvido; “saber exactamente lo que hay que hacer si eres un afectado; qué daños y consecuencias puedes tener de esta mala práctica. De momento aún hay muchas dudas sobre este posible desarrollo de este procedimiento”. Paco Pérez Bes

No hay comentarios:

Publicar un comentario