lunes, 13 de mayo de 2013

Multan a una revista por parodiar la labor de un fiscal en Lanzarote

Parodiar a Miguel Pallarés, antiguo fiscal coordinador de Arrecife, Lanzarote costará a los tres redactores del diario humorístico 'El Agitador', cerca de 20.000 euros. Así lo ha decidido el magistrado Antonio Miguel Vallejo Jiménez, titular del juzgado de lo penal número uno de la capital de esa isla. El periódico, en formato digital, añade a sus escritos altas dosis de crítica utilizando el sarcasmo e intenta, según sus editores, contar la realidad de Lanzarote y Canarias en clave de humor.

En el año 2008 la revista publicó varios artículos criticando la presunta pasividad del fiscal en dos casos de corrupción, ampliamente conocidos, que se han denunciado durante años en Lanzarote: Costa Roja y La Bufona; en este último se investiga desde el año 2000, la construcción de parte de 14 chalés sobre suelo rústico de protección y de valor natural ecológico. Entre los propietarios de esas casa figura Miguel Pallarés. La Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (APMUN) ha ordenado la demolición parcial de las casas, sin embargo la orden no se ha ejecutado. El plan parcial para la edificación de esas casas, denominado: La Bufona, fue anulado por el Tribunal Supremo. Esta causa lleva 13 años en diligencias previas.

En los artículos, llevados a juicio por el fiscal, se incluyó una viñeta, que se refería a éste como 'Miguel Callaré', 'el fiscal mudo'. En ella se le caracterizó como Harpo Marx. En la vista, que se celebró el pasado mes de abril en Arrecife, Miguel Pallarés, a través de videoconferencia, habló del daño que a su juicio los autores de los artículos le han hecho pues, según su testimonio, se le inculpaba de hechos delictivos. Por su parte la abogada de los acusados defendió el derecho de libertad de expresión de los humoristas y añadió que los hechos que se describen en los escritos son ciertos, por lo que no ha habido injuria.

También habló de la desmedida cantidad que se ha impuesto para indemnizar al fiscal. Según la letrada el único propósito de esta sentencia es amedrentar a los editores de la edición digital; hoy sentenciados y quienes tienen, por esta situación, su nómina embargada desde octubre del año pasado.

El juez en su sentencia argumenta que: "el contenido de la viñeta excede los límites del derecho a la información y de la libertad de expresión, que las expresiones y la composición de la viñeta son injuriosas y que llamarle 'Miguel Callaré' o 'fiscal mudo' o caracterizarlo como Harpo Marx hace desmerecer a un fiscal al compararlo con un actor cómico, haciéndole aparecer así de una manera muy irrespetuosa en relación a la función que desempeñaba en ese momento, menospreciándolo y ridiculizándolo".

El fallo ha sido interpretado por muchos periodistas como un atentado contra la libertad de expresión. Por su parte los administradores de la revista pondrán en marcha una campaña que incluye la apertura de una cuenta corriente y la venta de camisetas para poder asumir el pago de la multa que deben pagar.

El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario