domingo, 25 de noviembre de 2012

Preocupación por los datos que los anunciantes pueden extraer del comportamiento online de sus hijos

Es comprensible que los padres se preocupen por lo que sus hijos hacen en internet: los contenidos que ven, con quién están hablando y cómo los datos que dejan en la web puede ser vistos al entrar en la universidad y a la hora de solicitar puestos de trabajo.

Un nuevo estudio de Pew Internet Research Center y American Life Project muestra que los padres también se preocupan por la cantidad de información que los anunciantes pueden aprender sobre el comportamiento online de sus hijos (81%), mientras que el 46% está realmente preocupado por este tema.

Mary Madden, investigadora asociada al proyecto y co-autora del informe, comenta que “la ansiedad de los padres acerca del uso de las tecnologías por parte de sus hijos no es nada buena ya que la privacidad de los niños no es un hecho nuevo pero la preocupación por la gestión de la privacidad es enorme no sólo para los padres, sino para cualquier usuario de internet”.

La privacidad en internet afecta a todos los usuarios de la red, no sólo para los que están en las redes sociales. Así que es prudente que los padres conozcan y entiendan los medios sociales, así como la forma en la que funciona la publicidad en internet y cómo se recopilan los datos.
Esta información llega en un momento interesante, ya que la Comisión Federal de Comercio está revisando las normas de COPPA – un acrónimo para la privacidad en línea de la infancia en EEUU. Las normas prohíben a los niños menores de 13 años utilizar los medios sociales y requieren que estos tengan ciertas protecciones. Los sitios que proporcionan contenido para niños menores de 13 años están sujetos a una serie de regulaciones.

Además de la recopilación de datos por parte de los anunciantes, el estudio de Pew muestra que los padres se preocupan por el peligro de los extraños. El estudio mostró que los padres están preocupados acerca de cómo sus hijos interactúan en internet con personas que no conocen (72%), mientras que el 69% de los padres se preocupa por el impacto de la actividad online de sus hijos en su vida académica y para las perspectivas de empleo.

Por lo tanto, para detener este seguimiento de extraños, es aconsejable hablar con su hijo sobre la seguridad online, sobre todo porque el tiempo “de pantalla” se está convirtiendo en algo más que una actividad de tiempo libre (muchas escuelas están incorporando los sitios sociales en su plan de estudios).

Otra parte del estudio indica que el 66% de todos los padres con niños de edades comprendidas entre 12 y 17 años dice que estos utilizan al menos una de tantas redes sociales. Los padres que se encuentran en las redes sociales son más propensos a ayudar a sus hijos en la configuración de la privacidad. Al parecer, con la privacidad en línea y la seguridad, la comunicación es la clave: el 59% de los padres de adolescentes usuarios de redes sociales ha hablado con sus hijos porque estaba preocupado por algo publicado en su perfil o cuenta, mientras que el 39% de los padres ha ayudado a su hijo a establecer los ajustes de privacidad.

Madden dijo que los padres están utilizando una serie de estrategias para mantener a sus hijos seguros mientras se encuentran en internet. Cuatro de cada diez comentó que ha buscado el nombre de su hijo adolescente en la red y ese mismo número dijo que ha leído las políticas de privacidad de los sitios que sus hijos visitan.

Rebecca Levey, co-fundadora de KidzVuz.com, cuenta a Mashable otro consejo para que los padres dejen un poco de preocuparse, y es que deben revisar continuamente los cambios de privacidad que efectúa Facebook para asegurarse de que su hijo está al día en lo que a protección de datos se refiere.
“En cuanto a los extraños en internet es la misma regla que fuera de la red”, comenta Levey. “Nunca dar información personal, ni quedar con alguien que ha conocido online ni ir a su casa”. “Y no acceder a ninguna cuenta desde los ordenadores públicos, incluyendo los que están en casa de sus amigos. Si es absolutamente necesario, deben saber cómo borrar las cookies y asegurarse de que el famoso ‘guardar contraseña’ no está marcado, además de siempre “cerrar sesión”.

Esta encuesta, realizada a 802 padres y 802 adolescentes de edades comprendidas entre los 12 y 17 años es el último de una serie de estudios de Pew sobre adolescentes en internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario