domingo, 25 de noviembre de 2012

La television conectada, motor del sector audiovisual, por José Luis Vázquez, presidente de AEDETI


Internet llegó para quedarse, y el video en Internet abrió la puerta a una revolución (más que a una evolución) en la forma de consumir los contenidos audiovisuales. Aquel "espectador" sentado en el sofá esperando a que "le pongan" el programa está perdiendo protagonismo, mientras que un nuevo usuario avanzado, hiperconectado y mejor informado va ganando terreno siguiendo el paradigma "lo que quiero, cuando quiero, donde quiero".

Cuando quiero es el principal avance en términos de servicio. Seguirán teniendo sentido las guías de programación, la hora de las noticias y los eventos deportivos y culturales. Pero el consumidor ya no estará atado a los horarios, sino que podrá llegar tarde al evento y disfrutarlo desde el comienzo, o bucear en el archivo de video disponible, con buscadores o "retro-EPGs". Esto ya es una realidad que se ha venido a llamar "catch-up TV".

Lo que quiero, o poner a disposición de los usuarios del servicio una amplia oferta de contenidos. "Cantidad" se une ahora a "calidad" en la guerra por las audiencias. ¿Tendré como canal el formato adecuado para el espectador que no se conforma con un consumo lineal? El fondo de armario y, sobre todo, la facilidad de búsqueda y la presentación de la oferta disponible son fundamentales en esta etapa.

Donde quiero (multipantalla). Este mundo hiperconectado permite tener acceso a servicios en otros dispositivos y lugares distintos a los habituales, lo que influye directamente en el diseño de los formatos. Ya no tiene sentido producir para la gran pantalla, sino que nuestro esquema deberá incluir dispositivos como tabletas o teléfonos inteligentes.¿Están los canales preparados para esta nueva forma de relación con los consumidores y, sobre todo, con las productoras y anunciantes?

A estos elementos se les une la explosión de las redes sociales, que permiten experimentar lo que antes hacíamos en el bar o alrededor de la televisión en casa. Vemos el programa acompañados, lo disfrutamos juntos, lo comentamos, y la dimensión social le añade un valor que no esperábamos.
En este contexto surgen los nuevos modelos de negocio que tratan de satisfacer esta creciente demanda. Los actores tradicionales han visto, con mayor o menor inquietud, cómo nuevos competidores reclaman una posición que antes no existía. Mirando a mercados de referencia, destacan figuras como Apple iTunes, Netflix en USA, así como LoveFilm en UK. En todos los casos se trata de planteamientos novedosos de distribución de contenidos bajo demanda, usando la conexión a Internet del usuario sin garantías de calidad, en contraposición a los servicios de IPTV, en los que el proveedor de red hace crecer su oferta añadiendo funcionalidades de TV de pago aprovechando la relación directa con el suscriptor y la capacidad de gestión del servicio de conexión.

Otro modelo que ha irrumpido en el mercado es el de los fabricantes como Samsung, Boxee o, de nuevo, Apple. La relación directa con el usuario y la posibilidad de incrementar las funcionalidades del dispositivo crean el concepto de "portal de fabricante" que permite opciones como tiendas de aplicaciones, guías de contenido (lineal y bajo demanda) o agregadores multimedia.
Esta enorme fragmentación del mercado, en la que por un lado los proveedores de contenidos se encuentran con múltiples vías para acceder al usuario, y éste ve incrementadas de forma exponencial sus opciones de consumo, es de por sí muy beneficiosa para el mercado. Aumenta en teoría la competencia, favoreciendo la innovación, ayuda a un ajuste de márgenes y proveyendo al espectador de nuevas opciones antes no disponibles. Pero, como todo mercado, tiene que ser supervisado para evitar problemas como el abuso de posición dominante o, de forma paralela, una fragmentación que, por el uso de tecnologías propietarias, pueda dirigir la evolución del sector hacia un escenario subóptimo para el consumidor.

En este sentido, la aparición de estándares para la transmisión y presentación de información o protección de contenidos permiten la optimización de la inversión por parte de los distintos agentes.

La misión de AEDETI ha sido desde su fundación la de promover iniciativas que favorecieran la aparición de nuevos servicios interactivos en televisión en nuestro país. En un entorno como el actual, donde la Televisión Conectada será y es el centro de la evolución de nuestro sector, es fundamental la selección de un estándar que permita que diferentes propuestas puedan convivir en el mayor número de dispositivos para optimizar la inversión en servicios y alcanzar al mayor número de espectadores.
AEDETI se comprometió con el Ministerio de Industria a coordinar el Subgrupo de Interactividad dentro del Grupo de Receptores del Foro Técnico de la TV Digital, y ya el año pasado consiguió el consenso del mercado para la adopción del estándar HbbTV en el mercado Español. La implantación práctica requiere asegurarse la interoperabilidad entre servicios y dispositivos, lo que ha llevado a nuevos trabajos que han concluido con la elaboración de unas guías recientemente aprobadas y publicadas en la web oficial del Foro Técnico de la TV Digital.

Estamos en el arranque comercial de los servicios de TV Conectada basados en este estándar, y desde AEDETI nos encontramos muy ilusionados con el potencial que esta situación ofrece a nuestro mercado. El siguiente paso será la creación de entidades de certificación que permitan la concesión de un sello a los fabricantes que voluntariamente pasen los tests de interoperabilidad.
Queda mucho trabajo por hacer, pero si algo hemos demostrado en nuestro país es que, cuando tenemos claras las ideas, nuestra creatividad y capacidad de trabajo son ilimitadas. Hagamos de este sueño una realidad.

Leer Más: http://es.rapidtvnews.com/punto-de-vista/80-aedeti/20311-la-television-conectada-motor-del-sector-audiovisual#ixzz2DEeoRa6i

No hay comentarios:

Publicar un comentario