sábado, 18 de agosto de 2012

El reconocimiento de rostros pasa factura a Facobook en Alemania


El espinoso asunto de la privacidad del banco de fotografías de usuarios, a raíz de la activación del reconocimiento facial, pareció quedar cerrado en junio, pero Alemania acaba de reabrir la investigación contra Facebook con la clara intención de presionar a la compañía.

El comisario para las libertades informáticas de la ciudad alemana de Hamburgo, Johannes Caspar, ha reanudado un procedimiento administrativo contra la técnica de reconocimiento de rostros de Facebook y acusa a la empresa de estar creando una gran base de datos con las fotografía de sus usuarios, sin el permiso de éstos.

Concretamente, critica que Facebook dé la opción de mantenerse al margen de esta función en lugar de ofrecer su habilitación, de forma que el usuario tiene que ser proactivo para proteger sus datos, en lugar de para activar el reconocimiento facial y la posterior identificación. En Irlanda, Facebook ha llegado a un acuerdo con las autoridades en el que la popular red social "se compromete de momento a no aplicar el reconocimiento facial a los nuevos inscritos" en la web, según Caspar, que desearía al menos un comportamiento de este nivel en Alemania.

En todo caso, el grupo "rechazó cualquier obligación adicional y esto significa que la base de datos biométricos (con los rostros de las personas ya inscritas en Facebook) sigue siendo ilegal" según el derecho europeo, insiste Caspar.

"El riesgo de utilización fraudulenta que emana de una base de datos con millones de rostros es inmenso", observa el defensor de las libertades en un comunicado emitido por su oficina, para explicar que se reanuda el procedimiento administrativo abierto contra Facebook hace más de un año y que fue suspendido en junio a la espera del fin de las negociaciones con Irlanda. Caspar lamenta que "Facebook deje pasar el tiempo en vez de buscar una decisión amistosa" y reclama "como mínimo" que la web pida a todos sus inscritos que le den la autorización para conservar sus datos. A falta de esto, estima que Facebook debe borrar su base de datos. No es el primer enfrentamiento de Alemania con un gigante de Internet por el uso de los datos personales, un debate muy sensible en un país marcado por la experiencia reciente de dos dictaduras.

El grupo Google ha sido, por ejemplo, forzado a revisar en el caso de Alemania las condiciones de publicación de las fotografías de calle y de los edificios de su servicio Google Streetview y de tapar numerosas fachadas por petición de los vecinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario