domingo, 9 de diciembre de 2012

La crisis frena la accesibilidad en la programación de las televisiones autonómicas privadas andaluzas

El Consejo Audiovisual de Andalucía verifica anualmente que las televisiones andaluzas incorporan gradualmente los mecanismos destinados a hacer accesible sus contenidos a las personas con discapacidad sensorial, en cumplimiento de la legislación.

Las dos televisiones autonómicas de titularidad privada que operan en Andalucía, Metropolitan TV y Prensa Alicantina (que emite bajo los nombres Canal 21 y Málaga TV), no han implantado aún ninguna medida de accesibilidad a su programación debido a la crisis económica. El Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) tiene entre sus funciones vigilar que las televisiones que operan en la comunidad incorporen gradualmente los mecanismos destinados a hacer accesible sus contenidos a las personas con discapacidad sensorial, de acuerdo a las previsiones contenidas en la Ley General de Comunicación Audiovisual y en el Estatuto de Autonomía, para lo que realiza un informe anual en el que verifica el grado de cumplimiento.

La actual crisis económica está afectando especialmente a las televisiones privadas, según argumentó en un escrito de respuesta al CAA Metropolitan TV. El operador privado explica que esta circunstancia le impide que, con medios propios o mediante el patrocinio, le sea posible poner en marcha la subtitulación, traducción al lenguaje de signos o audiodescripción de sus programas. Prensa Alicantina arguye el mismo motivo para no haber iniciado aun sus emisiones de ámbito autonómico, si bien, está operando en dos provincias (Málaga y Granada).
Desde 2010 que entró en vigor la Ley General de Comunicación Audiovisual, las televisiones públicas y privadas han de garantizar que su programación es accesible a las personas con discapacidad sensorial. Para ello, se estableció un calendario con los porcentajes de programación accesible mediante el subtitulado, la traducción al lenguaje de signos y la audiodescripción que aumentan de forma progresiva cada año.
 
Estos porcentajes son más exigentes para las televisiones públicas si bien, las privadas también están sometidas a esta obligación. Además, en el caso de Andalucía, estas cuotas son mayores para la RTVA de acuerdo a su propia Ley, de manera que en 2015 el 100% de su programación ha de estar subtitulada, el 10% traducida al lenguaje de signos y el 10% también audiodescrita.
En el Pleno del CAA celebrado hoy, el CAA ha aprobado el informe de accesibilidad a los contenidos de las televisiones autonómicas en 2011, para cuya elaboración se han analizado 16.000 horas de programación de los dos canales de la RTVA. En este periodo, Canal Sur TV subtituló casi el 50% de su programación, lo que se queda por debajo del 65% establecido para 2011. Canal Sur 2 alcanzó el 47%.
 
En cuanto a la traducción al lenguaje de signos, Canal Sur TV emitió casi 253 horas, lo que representa el 3,3% de su programación anual, mientras que el porcentaje fijado por ley se sitúa en el 6%. Un porcentaje similar (3,5%) de su programación ofreció traducida al lenguaje de signos Canal Sur 2. En cuanto a la audiodescripción, cuya cuota para 2011 también se situó en el 6% de la programación, Canal Sur TV llegó al 1,2% de sus emisiones y Canal Sur 2 al 0,4%.
En el análisis de las medidas de accesibilidad implantadas por la RTVA, el operador autonómico ha priorizado los programas que, como los informativos, definen la misión de servicio público, así como otros espacios de carácter informativo: debates de investidura, sesiones de control parlamentario o mensajes de Navidad y Año Nuevo del presidente del Gobierno andaluz y del Rey. También ha universalizado el acceso a los programas divulgativos y de entretenimiento de mayor audiencia.
La programación infantil, nucleada en torno al espacio La Banda y el 70% de las series animadas dirigidas a los menores de edad se emitieron acompañadas de subtítulos y traducidas al lenguaje de signos. La audiodescripcción se centró en las obras cinematográficas.
Sin embargo, el Consejo ha detectado algunas incidencias en la calidad de estas medidas de accesibilidad, como son subtítulos que no se corresponden con el programa que se está emitiendo, un tamaño de letra demasiado pequeño que no garantiza su legibilidad para el espectador, o falta de sincronización entre el sonido y la imagen de las audiodescripciones.
Asimismo, algunas asociaciones de personas con discapacidades sensoriales han trasladado al CAA que el fondo transparente sobre el que se sitúa la persona que realiza la traducción al lenguaje de signos dificulta su seguimiento, por lo que proponen que la ventana abierta para la traducción se ubique en la parte superior derecha de la pantalla.
En este sentido, el CAA advierte de que la RTVA tendrá que poner atención también a estos aspectos cualitativos y establecer una serie de requisitos mínimos de calidad y homogeneidad que asegure el acceso a sus contenidos. No obstante, el Consejo destaca en su informe el desarrollo de las medidas de accesibilidad que está poniendo en marcha el operador público andaluz desde octubre de este año, tras unificar en un canal toda la programación y garantizar a través del segundo canal (Canal Sur 2) el acceso universal a los contenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario