sábado, 17 de mayo de 2014

La Ley de Seguridad Aérea aparca los proyectos de drones con uso comercial


Empresas dedicadas al uso de drones para fines comerciales en Valencia han visto paralizados sus proyectos a la espera de que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) regule la normativa específica que establezca las directrices para utilizar los multicópteros.
Así lo han manifestado a Efe varias empresas de imagen aérea con multicóptero como Airworksmedia, que ha asegurado tener cuatro proyectos parados "hasta que nos comuniquen que podemos trabajar", o Aerofilmaciones y Acromedia Film, también expectantes a que salga la normativa para continuar con su actividad.
No obstante, la actividad de estas empresas podrá dar un paso en breve, después de que el pasado día 12 el Ministerio de Fomento anunciara que a finales de este mismo mes prevé tener ultimado un real decreto que regulará el uso de drones ante el creciente desarrollo de esta tecnología para uso comercial y profesional.
Pero de momento, José Luis Fort, propietario de Aerofilmaciones, lamenta que las filmaciones de este mes las está perdiendo y afirma que entiende que los productores "tienen unos tiempos y prescinden de tu aparato" para no retrasar más la producción.
Desde que Aesa recordara el pasado 9 de abril la prohibición del uso comercial de aeronaves pilotadas por control remoto, las ventajas que ofrece esta nueva tecnología podrán aprovecharse solo para "uso recreativo o deportivo".
"Independientemente del tipo de aeronaves, hay una ley común que todas las aeronaves tienen que cumplir", han informado a Efe fuentes de la agencia dependiente del Ministerio de Fomento, refiriéndose a la ley de seguridad aérea, y aseguran que no pueden dar plazos para la salida de la normativa específica sobre drones.
Entre las ventajas que presentan estos aparatos se encuentran principalmente sus beneficios económicos y su versatilidad, puesto que, como dice Ximo Díaz de Acromedia, "se pueden utilizar para muchas disciplinas diferentes".
En relación a su utilidad, Maxi Urrutia pone el ejemplo de unas pruebas que estuvo haciendo su compañía Airworksmedia en el control anual del pantano de Contreras, entre las provincias de Valencia y Cuenca, donde normalmente se hace la inspección desde una grúa.
"Con un dron eso se haría mucho más rápido, más económico y aparte queda un registro en la cámara", dice Urrutia, a la vez que aclara que no se trata solo de una ventaja en relación a los costes, sino también en seguridad del personal.
La seguridad es el argumento de Aesa para prohibir de momento el uso del aparato ya que puede suponer un peligro en el caso de que falle y caiga, algo en lo que está de acuerdo el responsable de Aerofilmaciones, que afirma que "te puede matar" dada la envergadura y el peso, hasta siete kilos, del multicóptero.
No obstante, los mismos empresarios opinan que se trata de un peligro inexistente dado que procuran realizar los vuelos en espacios sin personas, recurriendo a la policía si hace falta.
Para mayor seguridad, según explican sus diseñadores, los multicópteros que utilizan los profesionales incorporan hasta 8 motores y un sistema que obliga al aparato a aterrizar en caso de detectar falta de batería o fallos en la señal y en los motores.
Para el portavoz de Acromedia, el riesgo de caída se produce entre la "gente sin experiencia", ya que se trata de una tecnología más complicada y costosa de lo que parece, pero entiende que el problema reside en que "no está asumido el nivel de seguridad" de la manera en la que lo está, por ejemplo, en accidentes de tráfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario