martes, 6 de mayo de 2014

El nuevo concurso público de TDT parece ineludible

1.- Licencias liberadas y vacantes.-

Tras haberse hecho efectivo el cese de los 9 canales de TDT, la Ley 7/2010 General de Comunicación Audiovisual considera que esas licencias anuladas judicialmente se encuentran vacantes y liberadas. Un atributo cuyas consecuencias son similares a lo que ocurre cuando las licencias están vencidas.

Liberadas porque, a pesar de que no estamos ante una única licencia, las 9 habilitaciones televisivas han sido desvinculadas de sus titulares en una única Sentencia.
Vacantes, ya que no es posible la renovación de títulos habilitantes anulados por Sentencia judicial firme.

Lo que obliga –no faculta- a la administración a convocar el concurso para su nueva adjudicación del mismo número de canales de televisión digital terrestre en el plazo de tres meses. Nuestra legislación audiovisual deja muy clara la obligación de explotar las licencias otorgadas en el marco del pluralismo del mercado televisivo, por eso no tendría encaje legal la postura de no convocar el nuevo concurso público.

Esto se clarifica acudiendo al artículo 27 de la Ley 7/2010 General de Comunicación Audiovisual, donde se establece que:
• La administración debe convocar el concurso para la adjudicación de licencias liberadas o vacantes.
• Lo tiene que hacer en el plazo de 3 meses
• El concurso se hará para las 9 licencias de forma simultanea

Máxime si lo solicitan los interesados que no son pocos.

En consecuencia poco margen le deja la Ley al Gobierno para buscar otras alternativas que no pasen por convocar el nuevo concurso.

2.- Diferencia con el resto de licencias anuladas.-

La anulación de licencias televisivas y radiofónicas por las irregularidades cometidas en los
concursos de las distintas CCAA (Canarias, Valencia, Extremadura, etc…) no tienen nada que ver con el apagón de los 9 canales de TDT nacional.

La razón es que las CCAA, al menos, convocaron los correspondientes concursos públicos para otorgar licencias, a pesar de las imprecisiones detectadas por los Tribunales. De ahí que la anulación de licencias de lugar a una nueva valoración de los candidatos que se presentaron a la licitación.

La desaparición de los 9 canales de TDT fue causada por la adjudicación directa sin convocar el obligatorio concurso público que hubiera permitido a todas las empresas interesadas participar en condiciones de igualdad de oportunidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario